En Italia y en España cada persona consuma unos 500 g de miel al año, un 35% menos que la media europea. Lo que puede darnos esperanza es que la tendencia es claramente creciente en comparación con los años anteriores. Cada vez apreciamos más este increíble alimento, con sus múltiples beneficios. Pero, ¿qué tipología de mieles elegimos?

¿Monofloral o multifloral?

En España hay una gran riqueza en mieles monoflorales. Sin embargo, la mayoría de las personas se limita a comer la miel de mil flores, sin ir más allá.

Existen más de 50 tipos diferentes de miel monofloral, es decir, mieles en las que prevalece un origen botánico específico sobre otro. Las mieles mil flores, en cambio, son infinitas y cada una tiene sus propias particularidades ligadas al lugar y la temporada en que se producen.

Elige a las abejas

En el territorio español hay mieles más o menos comunes y más o menos apreciadas. Los tipos más comunes son también los más conocidos y fáciles de encontrar, incluso en los supermercados. Sólo los más valientes, o los verdaderos entusiastas, buscan los tipos más extraños, que son el emblema de una producción estrictamente regional o local.

 

La curiosidad sobre esta tipología de alimento aumenta cada día. Hoy vamos a ver cuál son las 5 tipologías que se cosechan en España.

1. Miel de mil flores

Todos la conocen y la han comido alguna vez en sus vidas.

Hablar de la miel mil flores es, en realidad, un poco impreciso porque cada tarro de mil flores es potencialmente diferente de otro. Las abejas recogen el néctar de diferentes flores, por lo cual cada lugar produce una variedad única. Hay dos tipos principales de mil flores: la mil flores de primavera y la mil flores de verano. La primera es más ligera y delicada y se produce en los meses primaveriles, antes y después de las grandes floraciones de la temporada. La mil flores de verano, en cambio, es más oscura, con un sabor más fuerte y suele producirse a finales del verano.

2. Miel de bosque

La miel de bosque engloba a las mieles que tienen néctares procedentes de flores silvestres y mielatos. En las montañas suelen tener más néctares de brezos o castaño, mientras que en las zonas más bajas y secas suelen tener néctares de leguminosas de prados.

3. Miel de romero

La miel de romero es la primera de la temporada, en las zonas cálidas su floración comienza a finales de febrero. Tiene un color muy claro y un aroma poco intenso. Cuando la miel tiene un porcentage muy elevado de romero, el gusto dulce se mantiene tal. Al revés, cuando el aporte de floraciones de almendro es importante, el sabor adquiere notas afrutadas.

4. Miel de lavanda

Se produce mayormente en España y Francia y se distingue por su aroma inconfundible que nos lleva en seguida con la mente a la flor de lavanda. Probablemente esta miel tiene el aroma más intenso de todas las mieles de la península. El color puede ser de ámbar claro a ámbar oscuro, dependiendo de la concentración de lavanda. El gusto es dulce con notas ácidas. Con la presencia de mielatos puede adquirir también notas saladas.

5. Miel de azahar

Las plantas de la familia Citrus, ósea naranjas, mandarinas, limones y clementinas, florecen entre abril y mayo en la franja costera del Mediterraneo. Con el néctar de estas plantas las abejas realizan una miel clara, con un aroma característico que la distingue de las otras tipologías. El gusto tiene un acidez muy perceptible, similar a la miel de tilo de los países de Europa central.

Elige a las abejas

Si tú también quieres experimentar las diferencias regionales entre los distintos tipos de miel, “Elige a las abejas 3Bee”. No sólo podrás monitorear a distancia la colmena elegida, gracias a nuestros sistemas que recogen los principales datos biológicos de las abejas, sino que también podrás apoyar una eplotación apícola española y a sus abejas. A continuación, recibirás la miel elegida directamente en tu casa y podrás degustar todas sus características.